Canal oficial Princesa de la Luz

EL PLANETA LUZ, un lugar para la DIVERSIDAD

¿SIENTES ENVIDIA?… ENHORABUENA, ERES HUMANO

A veces la crianza se hace tan complicada y exigente, que solemos prometer constantemente, cosas que no cumplimos.

 

En momentos de tensión, prometemos castigos desproporcionados, que lógicamente, no vamos a llevar a cabo, al igual que en otros de euforia, les decimos que les conseguiremos cosas imposibles…

 

Otras veces, nos escuchan inventando excusas, que no dejan de ser mentiras, para no ir a un compromiso o simplemente, para evitar hacer algo que no queremos, por no hablar de cuando nos mostramos muy simpáticos y amistosos con alguien, para después criticarlo cruelmente a sus espaldas.

 

El caso es, que nuestr@s pequeñ@s empiezan a entender que las “mentiras” forman parte de la vida de las personas.

 

Pero ….¿cómo podemos exigirles que sean sinceros y cumplan sus promesas, si nosotr@s no lo hacemos?.

 

Lo cierto es que, a través de los cuentos, podemos ponerlos en situaciones en las que las todas las mentiras, pasan factura al final, pero, como todos los aprendizajes, es tu ejemplo, el que marcará la vida de tus hij@s para siempre.

 

RECUERDA:

 

No prometas lo que no estés segur@ de poder cumplir.

Enfréntate a las situaciones sin necesidad de poner excusas que no son ciertas.

Se sincer@ y un ejemplo de coherencia y honestidad para tus hij@s

Puedes poner a tus hij@s, este VIDEO, para enseñarles a decir siempre la verdad

Es curioso que, desde siempre, intentemos negar en l@s niñ@s y adultos, emociones que están innatas en nuestra condición del ser humano, como es el caso de la envidia.

 

¿Por qué sentimos envidia?

 

Lo cierto es que, el comportamiento del ser humano en estado puro y salvaje, (sin socializar) es majestuoso, porque se muestra tal y como es, siendo en nuestr@s pequeñ@s, donde más claramente observamos la envidia en situaciones comunes.

 

Si preguntáramos en una encuesta, qué se siente al tirarse al vacío con un paracaídas, sólo algunos podrían contestar, pero si la pregunta fuera ¿qué es la envidia?, la gran mayoría de la población sabría a que me refiero, porque casi todos la hemos sentido en mayor o menor medida.

 

La envidia surge del sentimiento de  “necesidad” de tener o poseer una cualidad, o un bien personal o material,  que pertenece a otra persona y que su carencia,  nos hace sentir inferiores e infelices.

 

Aquí, la autoestima juega un papel fundamental, cuanto menor es la autoestima, más tendencia a la envidia.

 

La infancia se caracteriza por mostrar envidia de forma natural y somos los adultos, los que la corregimos con frases como….”cada uno tiene lo suyo, no seas envidioso”, “”tener envidia es ser mala persona”…

 

Pero lo cierto es que deberíamos reconocerla y aceptarla de una manera mucho más natural.

 

Y es que la ENVIDIA es simplemente, una admiración que sientes hacia algo o alguien, mal gestionada.

 

Cuando la reconoces, pierde poder, cuando la verbalizas, pierde intensidad…y es que cómo todo en la vida, desmitificar los tabúes y hablar de forma natural, sin juzgar las emociones más profundas de las personas, hace que nos aceptemos con nuestras luces y también con nuestras sombras.

 

Desde la aceptación y el amor a uno mismo, la envidia se transforma en admiración y en todo caso, se pone en marcha el dispositivo para conseguir aquello que admiramos en los demás, de una forma sana y honesta.

 

En este video, tus hij@s entenderán como gestionar la envidia: