Tu Hijo, Tu Maestro.

 

Tu hijo, tu maestro.

Un día la vida me dijo, vas a ser madre….y tendrás que esforzarte mucho en enseñarle a tu hijo un millón de cosas…. y mi EGO creció, era mi oportunidad de ser poderosa, de ¡¡¡ hacer un mini yo a mi imagen y semejanza !!!! ¡ Que mas se podría pedir !

Tendrás que ayudarlo a ser fuerte y valiente….tendrás que cuidarlo y protegerlo….

Y yo me lo creí y mi ego creció al pensar que yo podría enseñar a algo a alguien y que lejos de cuestionarme, tomaría las enseñanzas como un dogma de fe.

Cuál fue mi sorpresa al descubrir que la única que podía aprender de esta relación era yo.

  • Mi hijo ya era valiente, era yo la que le metía los miedos para que tuviera cuidado porque se podía caer.
  • Mi hijo ya era fuerte, era yo la que me sentía importante creyendo que me vería como una super heroína.
  • Mi hijo era confiado, confiaba en las personas, era yo la que le advertía que no todos son buenos.
  • Mi hijo era emocional y lo demostraba, era yo la que ke decía que dejara de llorar, que no se riera tan fuerte o que no se enfadara.

Mi hijo nació con todas las cosas que yo había perdido y que me recordaron quien soy en realidad.



Y es que puestos a enseñar me enseñó a ir directa a por las cosas al momento, sin postergarlas….¡¡¡lo quiero y lo quiero ya!! con determinación y alevosía.

Me enseñó al vivir el presente, el aquí y ahora.

Me enseñó a perdonar rápido, a comer lo que me gusta disfrutándolo sin más, a salir a jugar al sol , a ensuciarme disfrutando, a gritar de rabia cuando lo necesito, a mirar con ojos nuevos, a VIVIR.

Si sigues domesticando sin observar, corres el riesgo de terminar siendo su maestra…..cuando deberías ser la alumna más aventajada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *